¿Las tecnologías facilitan las relaciones intergeneracionales?

Relaciones intergeneracionales, tecnología y modelos de familia, son tres aspectos muy relacionados que han cambiado en las últimas décadas. El experto Jesús Sanz Martín explica por qué las tecnologías actualmente ofrecen una oportunidad para estrechar lazos entre los más mayores y los más menores.

Foto por: nattydreaddd

Con que echemos la vista atrás 40 ó 50 años, que tampoco es tanto, veremos que el patrón de convivencia en un hogar de una familia española tipo constaba de 3 generaciones: el matrimonio, los hijos (más de 1) y los abuelos (normalmente las abuelas, pues su expectativa de vida es mayor). Por lo tanto las relaciones intergeneracionales se producían en el seno del hogar, directamente. En esos momentos la tecnología que utilizaban era la radio (sólo recepción).
Después fue la TV (también en recepción), hasta que llegó el teléfono (fijo) desde donde se podían recibir y emitir llamadas, aunque no simultáneamente. En la evolución de dicho modelo generacional básicamente han ido ocurriendo dos sucesos: La paulatina incorporación de la mujer al mercado laboral y el incremento en la esperanza de vida de nuestros mayores.

Lo anterior ha ido derivando en unas consecuencias tales como la reducción del número de hijos de las nuevas parejas, se ha ido complicando la atención y asistencia a los abuelos, y se ha ido pasando a nuevos modelos de familias donde ya no coinciden ni en el tiempo ni el espacio las 3 generaciones anteriormente comentadas. A su vez, esta falta de coincidencia espacio temporal ha ido desarrollando nuevos modelos de relaciones, pero esta vez generacionales, entre miembros similares: los jóvenes sólo con otros jóvenes, los adultos con adultos y los mayores con algunos mayores.

En los últimos años, la rápida introducción en nuestra sociedad de nuevas soluciones tecnológicas que facilitan las relaciones entre personas que no tienen por qué estar en el mismo lugar, ni siquiera coincidir en el tiempo, han generado un crecimiento espectacular de las relaciones generacionales a través de las redes sociales, utilizando multitud de tecnologías y dispositivos: ordenadores, móviles con internet, tabletas, etc.

Sin embargo su grado de utilización es inversamente proporcional a la edad: cuanto más edad, menos utilización, por lo que las relaciones de nuestros mayores con el resto de las generaciones, se están resintiendo. Se está creando una verdadera brecha, no ya digital, sino lo que es peor, de relaciones. Esta situación sin duda se ve más agravada cuando nos fijamos en las personas que viven en el medio rural. En cualquier caso y por diversas circunstancias, lo cierto es que en España hay en la actualidad más de 7,7 millones de personas mayores, de las cuales al menos 1,5 millones viven solas, y aunque un porcentaje cada vez mayor está recibiendo o va a recibir algún servicio o prestación (al menos tiene derecho a recibirlas), dentro de los actuales que determina la Ley de la Dependencia tales como Teleasistencia, Ayuda a Domicilio, Centros de Día/Noche, Atención Residencial y las Prestaciones Económicas Vinculadas a Servicio, Cuidados Familiares y Asistente Personal.

Cabe destacar que otra de las prestaciones de la Ley, la última, la de Prevención de la Dependencia y Promoción de la Autonomía Personal, sólo cuenta con 16.108 usuarios, lo que sólo representa un 1,76 % del total, según los datos estadísticos del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia a 1 de noviembre de 2011, publicados por el IMSERSO, y en los que es necesario hacer foco en los datos de cada Comunidad Autónoma, pues todavía hay 6 en los que el % es 0, por lo que salvo 5 ó 6 excepciones, los datos son muy pobres y por lo tanto preocupantes, ya que si no invertimos más  esfuerzos, tiempo y dinero, teniendo en cuenta la evolución de la pirámide poblacional, en unos años el grado de dependencia va a ser inasumible por el sistema público, tal como está hoy definido.

Por lo tanto, además de las gestiones que las distintas administraciones públicas vayan realizando, va a ser necesario contar con ayuda exterior, donde sin duda, las actuales tecnologías de las redes sociales e internet van a tener que jugar un destacado papel.
Lógicamente dichas tecnologías van a tener que estar vinculadas a las personas que las utilizan habitualmente y que estarán involucradas con nuestros mayores: Familiares, amigos, vecinos, profesionales, voluntarios, trabajadores sociales, etc. Lo que también está claro es que nuestros mayores tienen serios problemas para manejar dichas tecnologías, por lo que va a ser necesario realizar una serie de adaptaciones tecnológicas y funcionales para hacerlas no sólo usables, sino también para que sean útiles y viables, sostenibles en el tiempo.

¿Pero por dónde empezamos? La respuesta es sencilla: por la más fácil, por la que ya están acostumbrados a manejar y está muy presente en sus vidas: la TV. A través de la TV, debidamente adaptada y haciéndola interactiva con los innovadores desarrollos que ya están disponibles, se puede conseguir que las cada vez más inexistentes relaciones intergeneracionales actuales, empiecen a crecer y que puedan volver a producirse, en este caso a través de las habituales tecnologías de la información y las comunicaciones.

Los beneficios que su introducción masiva pueden producir son enormes, por un lado en la promoción de la autonomía y en la prevención de la dependencia de nuestros mayores, ya que incidiría directamente en el deseable envejecimiento activo, y por otro lado en el fortalecimiento de las relaciones intergeneracionales, tan en entredicho hoy en día. Por todo ello, considero que la tecnología puede ayudarnos en los distintos factores que debemos tener en cuenta: económicos, de servicios sociales, del sistema sanitario, del entorno social, etc.; por lo que bien merece una oportunidad de consideración.

Escrito por:
Jesús Sanz Martín
Director de Estrategia Asistencial de CSA

Esta entrada fue publicada en Productos para Ancianos, Vejez. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Las tecnologías facilitan las relaciones intergeneracionales?

  1. Joaquin Seco dice:

    Creo que cada vés estamos má acostumbrados al uso de las nuevas tecnologías, y por tanto cada vez será mas sencilla y natural la adaptación de las personas mayores al uso de dispositivos que puedan hacer su vida y la relación con su entorno, más cómida y natural

    Un artículo excelente. Enhorabuena!

    • Jesús Sanz dice:

      Gracias Joaquín por tu comentario, pero no sólo se trata de que sea más o menos fácil su adaptación, si no que económicamente también sea viable.
      En cualquier caso, seguiremos trabajando en ello.

  2. Juan Carlos SALVADOR dice:

    Buen artículo, si señor, además de verdades como puños “los jóvenes sólo con otros jóvenes, los adultos con adultos y los mayores con algunos mayores.”

    Creo que me gustaba más el de antes. Miabuela vivió en casa de mis padres hasta que falleció y sinceramente a mi parecía fenomenal, pero ahora parece que nos molesta todo.

    Si la tecnología (como así parece) puede acercarnos más (aunque solo de forma virtual), pues bienvenida!.

    Ánimo y a seguir con iniciativas como esta.

    Jc

  3. Jesús Alonso dice:

    Es difícil añadir algo a lo anteriormente dicho.

    En mi opinión, esta integración de las nuevas tecnologías en el envejecimiento activo es un paso fundamental. La tecnología está avanzando a un ritmo exponencial, y algo que antes no requería una generación completa para ser asimilado como algo natural (radiotransistores o televisores), hoy en día a menudo sólo las más recientes generaciones comprenden los nuevos inventos. En ese sentido es paradójico que algo que se concibe y vende como “ideal para fomentar las comunicaciones y mantener el contacto” se convierte en una sutil (pero a menudo infranqueable) barrera entre generaciones. Por ello es por lo que veo tan importante desarrollar y atender este aspecto. Establecer puentes entre diferentes usos de las tecnologías disponibles en función de las necesidades de quienes estan en dichos círculos. No se puede plantear una nueva tecnología como beneficiosa para todos y al mismo tiempo desatender un grupo tan importante de usuarios (muchas veces más necesarios de lo que creemos).

    Creo que no puedo añadir nada más :)

    • Jesús Sanz dice:

      Estoy de acuerdo contigo Jesús, no podemos generar nueva tecnología y desatender a un grupo tan importante de usuarios como son los Mayores, sobre todo viendo cómo va evolucionando la pirámide poblacional, donde cada vez van a ir tomando más relevancia, aunque nada más sea por el número y el incremento de la esperanza de vida.
      Seguiremos pensado en soluciones para ellos.

  4. JESUS dice:

    somos un matrimonio que vive solo; pues no hemos tenido descendencia.Yo quisiera saber que solución seria la nuestra, mi mujer esta bastante delicada.que me pueden aconsejar cual seria la mejor solución para nosotros.

    • Jesús Sanz dice:

      Hola Tocayo,
      Ante todo gracias por su interés al leer mi artículo.
      En cuanto a su comentario, decirle que mi idea al escribir dicho artículo no era tanto dar respuestas puntuales a problemáticas puntuales, si no, incidir en la necesidad de utilizar las posibilidades que nos brindan las actuales tecnologías para complementar los servicios sociosanitarios públicos o privados.
      Por lo tanto lo que Vd. me plantea, debería ser tratado previamente en ese ámbito, por los excelentes profesionales con que contamos en este país, para después valorar si la tecnología podría ayudar.
      Recuerde que la tecnología es un medio, nunca un fín.
      En cualquier caso, lo que quería transmitir mi artículo es la necesidad de avanzar en las relaciones intergeneracionales, lógicamente de la mano de las tecnologías, por lo que en su caso, si cabe y por lo poco que me cuenta de su caso particular, podrían ser muy útiles para que Vds. se pudieran relacionar con otras personas de su misma generación o anteriores, a través de una red social, debidamente adaptada y adecuada a sus necesidades.
      Pero sabiendo que su mujer “está bastante delicada”, lo que le sugiero es que acudan a los servicios sociosanitarios que tengan próximos, para que le den una primera respuesta, digamos más tradicional, con las actuales herramientas que la actual Ley de la Dependencia (Ley para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia) les puede ofrecer.
      En este mismo portal web, Infoelder, se pone a su disposición las distintas alternativas de servcios sociales con que puede contar, sin olvidarnos de los magníficos servicios sanitarios que desde su Centro de Salud sin duda pueden ofrecerle, para mejorar el actual estado de su mujer.
      De todas formas, ánimo, que muchas veces es lo que nos falta para dar un primer paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>