9 Aspectos Importantes para Elegir una Residencia para Mayores

Para elegir una Residencia para mayores es importante examinar, además del precio de la plaza y la localización, los factores de calidad en la atención al residente. Ana Belén Martín, psicóloga especialzada en temas de discapacidad, nos presenta 9 factores clave, complementarios a nuestro presupuesto económicon y a la ubicación del centro.

foto por martin tod

¿En qué nos debemos fijar a la hora de seleccionar una residencia para nuestros familiares o para nosotros mismos? Vamos a intentar, en las siguientes líneas, aclarar algunas ideas que pueden ayudarnos en tan importante decisión.

Es evidente que hay dos factores que, pese a distintas opiniones acerca de ellos, son claves: presupuesto económico y localización.

Presupuesto económico: porque, aun con la cantidad de mayores que existen en nuestra sociedad y la necesidad de servicios de atención, la mayoría de las residencias de nuestro país son privadas, lo cual supone un desembolso económico que no todo el mundo se puede permitir y, además, acceder a un servicio de carácter público se torna realmente complicado.

Localización: porque si queremos cuidar bien de nuestros mayores y tratar que el ingreso en una residencia sea lo más normalizado posible, deberemos buscar un centro que esté en nuestra comunidad más cercana, con el mejor acceso posible tanto a la familia como a los servicios básicos y necesarios para el mayor.

Grado de dependencia: tan importante como lo anterior tenemos el nivel de salud y dependencia de la persona mayor. No todas las residencias tienen los servicios y personal necesarios para atender a personas con demencias, mayores en sillas de ruedas o grandes dependientes. El grado de dependencia nos va a condicionar sobremanera la elección que hagamos ya que no se tratará de lo que queramos, sino de la opción que responda a estas necesidades básicas. A mayor nivel de dependencia, más opciones de conseguir plaza en una residencia pública.

Dejando a un lado los anteriores aspectos  hay otros muchos factores a tener en cuenta, siempre partiendo de la premisa fundamental de buscar aquella residencia que más garantías nos ofrece de un buen trato hacia nuestro familiar, asegurando su bienestar en todas las áreas y la correcta atención a cada una de sus necesidades individuales.

Para conocer las distintas residencias, teniendo en cuenta que se trata de una vivienda alternativa para aquellas personas que lo necesiten por una causa u otra, debemos visitarlas tantas veces como nos resulte necesario, de manera que podamos conocer todos los aspectos de nuestro interés y que queden solventadas todas y cada una de las dudas que nos vayan surgiendo por el camino.

Aspectos básicos
Algunos de los aspectos básicos que se deben considerar en estas visitas y en todo el proceso de búsqueda y elección de residencia son los siguientes:

1. Salubridad: Las condiciones de limpieza y salubridad deben ser las adecuadas.

2. Accesibilidad: La amplitud de los espacios y el acondicionamiento de los mismos (utilidad de cada espacio, mobiliario,…) tienen que dar respuesta a las necesidades de la población que atienden y sus dificultades de movilidad, así como garantizar la máxima comodidad posible.

3. Seguimiento del proceso del residente: es imprescindible que se desarrolle un correcto sistema de seguimiento individualizado de la evolución y el bienestar de la persona mayor, así como que esta información se traslade a la familia de forma frecuente, tanto más, cuanto más crítica sea la situación.

4. Profesionales y atención: El tipo y número de profesionales que atienden a los residentes. Tan importante es conocer las ratios de personas al cargo de cada uno de los profesionales de atención directa, como saber qué perfiles profesionales existen en la residencia. Bajo mi criterio profesional, debería haber, como mínimo, médico, psicólogo, psiquiatra (aunque éste podría ser en forma de colaboración), ATS/DUE, fisioterapeuta, terapeutas ocupacionales, trabajador social y técnicos de integración social, además, claro está, de puestos más administrativos como el de dirección, coordinación del centro y personal de administración.

5. Formación de los cuidadores: Siguiendo con el personal de la residencia, es fundamental obtener la máxima garantía posible sobre el adecuado nivel de formación y el buen trato que cada uno de los profesionales dispensan a los residentes.

6. Servicios mínimos: En cuanto a los servicios que deben ofrecer, tendrían que quedar cubiertas, al menos, las siguientes áreas: sanitaria, funcional, psicosocial, Neuropsicológica y conductual y, por último, el área familiar o de intervención familiar.

7. Dieta y transporte: También debemos valorar la disponibilidad de transporte adaptado y, por supuesto, todo lo relativo al servicio de comida, tanto en su calidad, como en su variedad.

8. Servicios complementarios: Son deseables también otros servicios que aumentarían la calidad de vida de la persona mayor, pero no los consideraríamos imprescindibles. Entre ellos, podemos destacar servicios estéticos (peluquería, estética, podología – aunque este último también es un servicio de salud-,…), servicios de masajes o spas, realización de actividades fuera de la residencia e integración en la comunidad, etc.

9. Protocolo de admisión: Por último, y en este caso posiblemente dejándome llevar por mi sesgo de psicóloga, considero que un aspecto fundamental a la hora de decidirse por una residencia u otra es el protocolo de admisión, fundamentalmente, en todo lo referido al conocimiento de la persona mayor y su entorno más cercano.

Creo que conocer a la persona, sus gustos, preferencias, habilidades, dificultades, necesidades, problemas de salud, su historia de vida,… es imprescindible para prestar una atención de calidad y para que el residente se sienta a gusto, como en su propia casa (o casi). ¿No nos gusta a todos que nos den exactamente lo que estamos buscando? Pues, para ello, deben conocernos.

Espero con estas líneas haber resuelto algunas dudas sobre los aspectos a tener en cuenta para valorar y elegir una residencia de mayores y, si no es así, preguntad vuestras dudas que trataremos de resolverlas.

Escrito por:
Ana Belén Martin
Psicologa especializada en discapacidad

Acerca de Ana Belen Martin

Psicóloga especializada en Discapacidad. Directora de Algazara Psicología
Esta entrada fue publicada en Cuidado de Ancianos, Dependencia. Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a 9 Aspectos Importantes para Elegir una Residencia para Mayores

  1. Aparecida payeras Beltrán dice:

    Me encanta y me siento muy identificada , como auxiliar, en los 9 aspectos. ¿Sábes lo que me impresiona más?. Lucho por ello, al principio se tenía en cuenta, pero ahora, con la excusa de la crisis… donde yo trabajo… quienes debieran han olvidado por completo el aspecto nº 9; protocolo de admisión. Te aseguro que quienes trabajamos con nuestros ancianitos, por amor, lo lamentamos de corazón… ¿Qué podemos hacer?….!!!!

    • Buenas tardes Aparecida.

      Gracias por tus palabras sobre el artículo, resultan realmente reconfortantes.

      Respecto a lo que comentas, por desgracia, no creo que cada uno de nosotros podamos hacer mucho por solucionar lo que la crisis está haciendo aparecer. Sin embargo, considero que lo más importante es que los profesionales sigamos ejerciendo nuestra labor y haciendo nuestro trabajo tratando de olvidar la situación económica en lo que a las personas que ayudamos y atendemos se refiere.

      Bastante influencia está teniendo ya esta eterna crisis como para que, encima, también haya recortes en la calidad de nuestro trabajo. Si nosotros seguimos en nuestra línea, cuando las aguas vuelvan a su cauce, quienes deben, también volverán a priorizar a las personas, que de eso se trata al fin y al cabo.

      Creo que, mientras podamos sentirnos satisfechos de nuestra labor, las personas que tenemos alrededor estarán más felices y nosotros tendremos la conciencia muy tranquila.

      Así que mucho ánimo y a seguir con tu importante tarea dejando la crisis al otro lado de la puerta.

      Un abrazo. Ana B. Martín

  2. Carmen Bravo dice:

    Hola!! soy integradora social y estoy haciendo prácticas en Tagore, una residencia de mayores. Me ha impresionado mucho el que incluyas al tecnico de integracion dentro del equipo de profesionales y te doy las gracias por ello ya que es muy complicado hacer entender la esencia y el contenido de nuestro trabajo. No se sabe si animamos, estimulamos, acompañamos…por eso me ha sorprendido muy gratamente tu reseña en la entrada.
    Muchas gracias!!
    AH!! por lo demás, comparto contigo el resto tu entrada…
    Un saludo!
    Te paso mi blog por si os quereis dar una vueltecita por él:
    barriendoporlosrincones.blogspot.com.es

    • Hola Carmen.

      Me alegra que te parezca interesante el artículo.

      La verdad es que hay algunos perfiles profesionales de los que, efectivamente, se oye hablar poco pero cuya labor resulta fundamental para el correcto funcionamiento de un centro y para la atención de calidad hacia las personas atendidas en él.

      Soy de las que piensan que, si seguimos luchando por unos servicios de calidad con el equipo multidisciplinar necesario para ello, al final, imagino que cuando la crisis se desvanezca, iremos consiguiendo estos logros. Sea como sea, no hay que dejar esta lucha, tenemos que seguir reivindicando aquello en lo que creemos.

      Así que continúa tus prácticas con toda la dedicación que te sea posible porque aprenderás mucho, de los demás profesional y, por supuesto, de las personas para y con las que trabajes cada día. Son experiencias maravillosas.

      Y para lo que necesites, estoy a tu disposición. Un cordial saludo. Ana B. Martín

  3. maria vazquez dice:

    ¡hola! ana, estoy muy contenta con todo tu comentario y todas las reseñas que das para
    localizar una residencia, todo esta muy bien, pero mira yo tengo un familiar en una residencia publica de baleares la cual le cobra el 75 por cien de la pension, cuando ingreso ya hace 3 años y medio casi 4- todo iva muy bien solo le cobaraban eso el 75 %- y todo incluido menos peluqueria y podologo, pero desde principios de este año les tenemos que llevar el gel los productos todos de aseo y ademas con el agravante deque les desaparece toda la ropa, osea a este familiar mio no le queda de su ropa nada, estoy cansada de reclamar pero nada la ropa no aparece, en resumen crees que eso es normal les quitan el dinero, la ropa y con la miseria que queda de la pension aun les tenemos que pagar la peluqueri, y los productos de igiene, osea que no les queda ni para un cafe, para mas la residencia es la de la bonanova en genova palma de mallorca. que miseria de estos politicos, con el rollo de la crisis, crisis para los de abajo claro¡¡¡¡¡¡

    • Hola María.

      Pues sí, efectivamente, estoy de acuerdo contigo en que la crisis la acaban pagando los de siempre, los más débiles.

      Veo lógico que algunos servicios que pueden no ser básicos tengan coste y podría ver bien que los productos de higiene de cada uno se los compre cada uno sobre todo porque, llegada una edad, muchos de ellos tienen necesidades en su piel que pueden requerir productos de farmacia aunque sea para un simple gel de ducha. Aunque también es cierto que, cuando antes han estado incluidos en el precio, luego sienta mal tener que pagarlos, sobre todo, dejándole tan poco libre de su pensión.

      Pero me parece tremendo el tema de la ropa porque, además, no le veo el sentido. En muchas residencias, la limpieza, el lavado de ropa, la comida,… se gestiona a través de subcontratas, que no sé si será el caso. Pero, independientemente de ello, no sé qué puede estar pasando porque no tiene ningún sentido que la ropa desaparezca.

      Por lo que dices, has pedido que se localice la ropa pero qué explicación os dan sobre este tema? No sé, la verdad es que lamento no ser de ayuda pero aquí sí que no puedo aconsejarte nada a excepción de que pidas explicaciones y sigas reclamando.

      Para cualquier otra cosa, por supuesto, cuenta conmigo en lo que haga falta.

      Un saludo. Ana B. Martín

  4. Jose dice:

    Mi padre padece de parkinson, está en una residencia cerca de Madrid, pago unos 2200 euros sin extras. En general, los puntos que das se cumplen, aunque tengo que estar encima de ellos para muchas cosas. La verdad es que hay gente maja, pero tengo problemas que no sé si son normales. En los últimos años he visto mucha reducción de personal. La atención a la movilidad es casi nula, le tienen sentado porque si se levanta tiene que ir acompañado, si no, se cae. Y eso es tiempo de auxiliares. La residencia tiene planta de válidos y de no-válidos, pero en ésta última están los aquejados de Alzheimer, y la verdad, es que no quiero trasladarle allí, porque él está intelectualmente bien. Por eso, además he tenido que contratar gente adicional para que haga ejercicio. Todavía tengo el problema de la noche. Nadie vigila la planta donde duerme. El servicio nocturno está en la planta de asistidos, y cada cierto tiempo se dan un paseo por la planta de válidos por si ha pasado algo. Él, a veces, durante la noche, se levanta, y se cae.
    Mi sensación es que hacen lo imprescindible en personas con poca movilidad para mantener sus funciones vitales. Eso sí, te hacen la pelota, te dicen a todo que “sí, por supuesto”, pero veo insuficiente el servicio.
    He pensado en cambiarle de residencia, pero como no sé si esto es normal, me da miedo que me vuelva a ocurrir lo mismo, y habría que pasar otra vez por un período de adaptación. Algún consejo?

    • Hola Jose.

      Entiendo perfectamente tus dudas sobre qué decisión tomar.

      Creo que lo más importante que debes preguntarte es si tu padre se siente a gusto y bien atendido donde está o preguntárselo directamente a él ya que mantiene sus funciones intelectuales.

      Por desgracia, el tipo de cosas que suceden en la residencia de tu padre son más habituales de lo que deberían por lo que un cambio de residencia no te ofrece garantías de mejora dado que este tipo de servicios se están viendo seriamente afectados por la crisis con los recortes de subvenciones y similares.

      Es posible que haya alguna residencia donde no sucedan estas cosas pero también es cierto que en otros casos suceden otras cosas distintas que también restan calidad a la atención aunque sea en otros aspectos.

      Sí es cierto que deberían tener un profesional o servicio que fomentase la estimulación física de los residentes porque es fundamental llegada determinada edad y desconozco cuál es el motivo por el que no lo tienen, además de motivos económicos, claro está.

      Pero reitero mi idea; si tu padre está a gusto y se siente bien allí, posiblemente lo fundamental sea ese bienestar. No dudes en hablarlo con él porque, además, el precio que os cobran es bastante así que también hay que exigir cierta calidad. En aquellos servicios que no existían en la residencia cuando entró tu padre. difícilmente se podría exigir algo porque se supone que es una información que estaba disponible cuando se decidió su ingreso pero, en aquellos aspectos que hayan empeorado en su calidad, sí se puede exigir que se mantengan como estaban dado que vosotros seguís pagando lo mismo y tenéis derecho a ello.

      De todos modos, es mi punto de vista, influenciado por mi faceta profesional pero también, inevitablemente, por mi opinión personal, de manera que nadie mejor que vosotros para hacer un listado de pros y contras de quedarse ahí o cambiar y, sobre todo, dándole voz al protagonista que, en este caso, es tu padre.

      Espero que te sirvan mis palabras. Ya sabes que me puedes consultar cuanto necesites en info@algazarapsicologia.es.

      Un saludo. Ana B. Martín

  5. Sonia dice:

    Mi madre también está en una residencia, tiene alzheimer y era imposible tenerla en casa. Está muy bien cuidada, muchísimo más tranquila y nosotros le damos todo el cariño que podemos… mi padre está todos los días con ella, por la mañana y por la tarde. Tambien tenemos el problema de la ropa, le desaparece, sobre todo la nueva… le llevamos camisetas nuevas y en cuanto bajan a la lavandería ya no suben, y las blusas también, y los calcetines… lo de la ropa es una ruina…

    • Hola Sonia.

      Sí, parece que el problema de la ropa es bastante habitual.

      Pero lo que está claro es que si tu madre está satisfecha y a gusto allí y vosotros como familia estáis también satisfechos con la atención recibida, ese sería un mal menor que hay que seguir recordando a los responsables para que traten de solucionarlo pero sin que ello suponga mucho más.

      Lo más importante es vuestra dedicación hacia ella, tanto por parte de tu padre, como por vuestra parte. Seguro que a tu madre lo que menos le importa es que le desaparezca la ropa interior si, pese a estar en una residencia, sigue sintiendo el cariño de los suyos.

      Ánimo y seguir así. Un saludo. Ana B. Martín

      • sonia dice:

        hola soy soy aux de enfermeria en una residencia privada y quiero contestarte a eso de que se pierde la ropa a los abuelos pues es muy sencillo como falta personal y siempre vamos corriendo a veces nos podemos ekivocar y la metemos en otro armario que tenga las iniciales similares ,pero se encuentra es cuestion de revisar armarios nosotros lo hacemos asi y se pierden cosas pero las encontramos gracias espero te sirva par adecir q revisen otros armarios veras como sale.

  6. JOSE LUIS PALACIOS JIMENEZ dice:

    A LOS DIRECTORES DE LAS RESIDENCIAS NOS GUSTARIA TENER TODO ESE PERSONAL, QUE CREO QUE SON NECESARIOS , PERO POR DESGRACIA TODO LLEVA APAREJADO UN GASTO E INCREMENTARIA MUCHO EL COSTE DE LA PLAZA RESIDENCIAL.
    EL COSTE DE UNA PLAZA ACTUALMENTE ESTA ENTRE 40 € Y 90 € DIARIOS , E INCLUYE COMO MINIMO CUATRO COMIDAS , LAVADO DE ROPA, ATENCION PERSONAL PARA LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA , TERAPIA OCUPACIONAL , ALGUNAS HORAS DE MEDICO , ALGUNAS HORAS DE ENFERMERIA Y ALGUNAS HORAS DE FISIOTERAPIA . TODO ESTO COMO MINIMO EN LAS QUE COBRAN 40€ , SEGUN SE COBRE MAS LOS SERVICIOS SE RAN MAS AMPLIOS , PERO SI VALORAMOS TODO EL PERSONAL QUE DICE ANA BELEN , NOS PODEMOS IR A UN COSTE FACILMENTE DE 150€ DIARIOS LO QUE SUPONE UN COSTE PLAZA MES DE 4.500€.
    ESTO NO HAY QUIEN LO PAGE.
    UN SALUDO

    • Hola José Luis.

      Comprendo perfectamente lo que comentas.

      La idea del artículo es que las personas que tengan que buscar residencia sepan qué es lo más recomendable y qué tipo de atención, servicios,… pueden estar presentes en una residencia.

      Efectivamente, el tema del precio influye, tanto en la decisión que tomen, como en la cantidad de servicios disponibles. Supuestamente, una residencia más cara normalmente tendrá más variedad de servicios e, incluso, todos los mencionados en el artículo, algo que no sucederá en las residencias más económicas.

      Pero con esta información, cada uno valorará qué es lo prioritario en cuanto a servicios y hasta qué precio se puede permitir.

      Seguro que, como en tu caso, todos o la mayoría de los directores de residencias querríais ofrecer la más completa gama de servicios al menor coste posible y ésto es algo verdaderamente difícil, más aún en estos tiempos de carencia económica y de falta de financiación.

      Pero también estoy segura que, cuando las circunstancias sean más favorables, se ampliarán servicios en las residencias que puedan hacerlo.

      Otra opción que imagino que ya contempláis es la de ofrecer unos servicios básicos y otros con coste adicional para aquellos que los quieran solicitar. Ésto encarece, sí, pero ya es una decisión de cada familia hasta dónde puede elevar su gasto y, si por los servicios básicos no se cobra demasiado, es posible que puedan permitirse algo más.

      Si me estoy equivocando, perdona mis palabras porque de gestión económica de una residencia no sé, simplemente trato de plantear opciones y de entender todas las posturas.

      Un placer que hayas opinado sobre mi artículo. Recibe un cordial saludo. Ana B. Martín

  7. JOSE LUIS PALACIOS JIMENEZ dice:

    Estoy de acuerdo contigo , muchas gracias por contestar.
    Un saludo

  8. jOSEFA RUIZ dice:

    Hola Ana,
    Me ha gustado tu artículo de lo que debería se una residencia para personas mayores, pero la realidad es otra muy diferente. Muchas de las residencias, y lo sé por experiencia, intenta ajustar los precios lo máximo posible. Y donde? sobre todo en personal de atención directa: auxiliares, enfermeros médicos……Las personas mayores necesitan cuidados en las( ABVD) quiero decir en las actividades básicas de la vida diaria: en la higiene, alimentación, en la eliminación, en la movilidad… por eso si no hay personal necesario, no harán una buene higiene, estarán todo el día encamados o sentados en sillas de ruedas, lo que supone infeciones y ulceras por presión( UPP).
    Últimamente en algunas residencia se quieren ahorrar el Diplomado de enfermería y en su lugar, quieren que las auxiliares hagan las curas de enfermería, aunque no estén preparadas para ello. Las auxiliares no se pueden negar, para no ser despedidas.
    ¿ En que manos dejamos a nuestros mayores? Estamos ante personas que no tienen escrúpulos y que los mayores son fuente de ingresos para hacer negocio.
    Espero que este artículo no tenga censura. Todos seremos mayores y si no denunciamos estas formas de actuar, donde no prima el respeto y los valores humanos , más bien la codicia de tener más y más.

    No miremos para otro lado, hoy son estas personas mayores que son frágiles por su edad, mañana podemos ser nosotros.

    Un saludo y espero que consigamos un mundo con valores más humanos.

    Josefa Ruiz

    • Buenos días Josefa.

      Estoy totalmente de acuerdo contigo.

      Uno de los motivos por los que incluí todos los criterios que deben buscarse en una residencia es también como reivindicación de que vayan incorporándose a la cartera de servicios y a las características de las residencias todos los profesionales y aspectos que garantizarían una atención total y de calidad.

      Sabemos que no son buenos momentos económicamente y ésto repercute de forma directa en la cantidad y calidad de atenciones a nuestros mayores. No debería ser así pero tampoco nos podemos engañar; es así en más ocasiones de las que nos gustaría.

      No obstante, también hay grandísimos profesionales que trabajan al pie del cañón y ponen todo su esmero en dar un atención de calidad y me consta que igualmente existen directores y puestos de mando que se preocupan por sus mayores, no sólo por los números de la cuentas bancarias.

      Creo que entre todos debemos seguir reivindicando aquello que creemos necesario. Poco a poco, y sobre todo cuando la economía mejore, se irá consiguiendo algo, al menos, más que no nos quedamos callados.

      Recibe un cordial saludo. Ana B. Martín

  9. José Ignacio dice:

    Hola, estoy leyendo tu articulo y los diferentes comentarios y llego a la conclusión que después de orientarnos en lo que debemos mirar en una residencia, al final se reduce a la pura suerte, porque a quien plantea dudas, le dices, bueno si la persona que está en la residencia se encuentra agosto. Entonces para que hacer y mirar todo eso que señalas. Nos guste o no, las residencias es un negocio, pienso que un buen negocio. Al director de residencias le diría que lo que dice no se sostiene, ya que hay residencias que dando lo mismo valen la mitad o menos, la diferencia está en las personas que atienden a nuestros familiares, porque cuando alguien contrata a un auxiliar, supongo, es mas, espero que no le diga, mire usted, esta es una residencia barata, así que da igual que lo haga bien o mal. Todos los problemas que he tenido y tengo en la residencia en la que está mi Madre (alzheimer), son debidos al personal, no si los muebles son bonitos o feos, si hay o no sillas, si las instalaciones son buenas o no. En definitiva, la diferencia entre una buena residencia o una mala, no es lo que cuesta, la de mi Madre sale por cerca de los 3.000 €. que ya es, es en las personas y sobre todo en las responsables, es decir, en el director/a, en el médico, psicóloga, y todo el plantel de títulos que son los responsables de que funcione todo bien, no de que la entrada sea de mármol y tenga hilo musical, o un piano en la cafetería, ni siquiera en lo que estos ganen, o es que les dice, no se preocupe, como esta residencia es barata, lo puede usted hacer mal. Insisto, son las personas las que si son responsables, harán que nuestros mayores estén bien atendidos.
    Un saludo a todos.

    • Buenos días José Ignacio.

      Entiendo tus comentarios pero permíteme que aclare algunos aspectos sobre lo que comentas.

      Por un lado, la intención del artículo es conocer el tipo de servicios que podemos esperar encontrar en una residencia de mayores y dar una idea de todos los aspectos a tener en cuenta para su elección. No se pretende que tengamos que realizar una búsqueda de aquella residencia que cumpla todos y cada uno de los aspectos señalados. Hoy en día, con toda la crisis económica, es muy probable que haya menos residencias que puedan abarcar todos los criterios.

      Hay personas que no se han visto nunca en la tesitura de tener que buscar una residencia y no saben qué deben esperar de esa búsqueda o que pueden exigir. Con el artículo se ofrece una referencia sobre los servicios que pueden estar disponibles, los procedimientos que pueden / deben usarse en ellas, aspectos prácticos que se deben tener muy en cuenta antes de realizar la elección,…

      Y, efectivamente, cuando una residencia no va bien, lo normal es que no dependa de los muebles o la arquitectura pero tampoco le restes su importancia. La adaptación de los espacios a las necesidades de los mayores es vital y todos nos sentimos más a gusto en lugares que están limpios, bien cuidados y son agradables a la vista. Es lo que todos buscamos para nuestros hogares y la residencia, al fin y al cabo, se convierte en el hogar de la persona mayor. Por tanto, no es lo más importante, pero sí colabora en la calidad de vida de la persona y en su grado de satisfacción.

      Respecto a mis respuestas a otros comentarios, hay que saber relativizar. Sin conocer la realidad exacta por la que pasa cada persona no se puede aconsejar a la ligera. Tampoco me parecería profesional guiar a las personas en la búsqueda de una residencia perfecta que cumpla todos y cada uno de los criterios. Y menos aún en tiempos en que la situación económica del país, los recortes en subvenciones,… merman bastante la capacidad de maniobra de los directores de las residencias.

      Aunque sea una realidad que nos gustaría cambiar (y espero que poco a poco se vaya logrando), en cada residencia habrá algún o algunos puntos por mejorar, no es fácil encontrar que todos los servicios se prestan y que se hace llegando a la perfección. Por eso, llega un punto en que lo más importante es cómo se siente en ella la persona mayor. Si está a gusto y se siente satisfecha, la calidad del servicio no será tan mala como nos pueda parecer desde fuera cuando vamos de visita.

      Por supuesto, este aspecto no es tan aplicable en el caso de las personas con demencias avanzadas que no son tan capaces de realizar juicios de valor objetivos o no nos dan una información tan fiable. En estos casos, sí que conviene estar más atentos a las señales que nos indiquen si la atención está siendo o no la adecuada.

      Bueno, espero que con estas líneas hayas comprendido el por qué del artículo y, sobre todo, el por qué de mis respuestas. De todos modos, encantada de comentarios un poco más críticos porque así me permiten expresar algunas ideas que quizá no hayan quedado del todo claras.

      Para cualquier cosa que necesites, ya sabes cómo localizarme.

      Un cordial saludo. Ana B. Martín

  10. Carmen Muñoz Amador dice:

    Como Aux. de Enfermería me encanta que se publiquen articulos de este tipo, esta población tiende a envejecer y debemos de preocuparnos por el bienestar de nuestros seres más queridos, yo ahora busco trabajo, en las residencias deberían tener a profesionales cualificados, y no a personal de limpieza levantando, movilizando, haciendo comidas…cada profesión con sus responsabilidades…que no son pocas.
    Yo agradeceria a los directores de residencias que cumpliesen con esos criterios a la hora de cuidadar a los residentes, y pongan el radio de personal que permita un cuidado integral de cada residente, y los turnos de noche esten cubiertos.

    • Buenos días Carmen.

      Me alegro de que te guste el artículo.

      Respecto a tus comentarios, pues te remito a que leas la respuesta que le he ofrecido a Josefa porque ambas vais en la misma línea.

      Suerte en tu búsqueda de empleo; no desistas.

      Recibe un cordial saludo. Ana B. Martín

  11. Oscar iBayé dice:

    Lo que resulta una paradoja es que tengamos que hacer un gran esfuerzo y tengamos que mejorar todo lo referente a las residencias y sus servicios, cuando en realidad la mayoría de las personas no desean ir a una residencia.

    Para los que todavía no somos mayores el reto no debería ser mejorar las residencias para que cuando yo sea mayor esten mejor (que también), sino pensar que no todo está inventado y que hay que lograr algo mejor y nuevas alternativas.

    Es por ello que por ejemplo en mi caso e insatisfecho con lo que me encontré tras 19 años de Alzheimer de mi padre, decidí buscar nuevas vías que por ejemplo propongan que haya servicios pero que estos sean opcionales , que pagues solo por los que utilizas, que te permitan vivir en tu casa que es lo que en principio se desea más y si todavía quieres y puedes ir a comprar el pan lo hagas, etc. Por supuesto si tienes una alta dependencia y prácticamente sólo en ese caso, que puedas estar ingresado entonces sí con todas las mejoras posibles y ycerca de tu entrono.

    Es por ello que lo que porpongo es que se hagan la viviendas normales (no necesariamente solo para mayores) que dispongan de una micro-residencia (cercana, anexada, en lo que sería los locales comerciales) y en las que los que los inquilinos o propietarios tengan preferencia de uso (si lo necesitan).

    Otra alternativa es crear esas micro-residencias para comunidades ya existentes.
    Eso sí, para que les salgan los números a quienes deben gestionarlas hay que cederles el espacio y o el suelo, puesto que los cumplimientos de los ratios de personal harían disparar el precio de los servicios y no hacerlo viable.
    quizas si sumamos demanada, lograremos la oferta que deseamos. Las nuevas solucuiones deben salir desde la perspectiva del usuario , mejor que del empresario.
    …con todo el respecto claro está a todas vuestras aportaciones.
    http://www.vivirmejorconalzheimer.com
    http://www.ibaye.net

    • Buenos días Óscar.

      Llevaba mucho tiempo sin visitar mis entradas anteriores del blog y ése es el motivo por el que no he respondido antes a tu comentario.

      Decirte que me parece muy, muy acertada tu propuesta.

      He trabajado mucho tiempo en el ámbito de la discapacidad y, con esta población, existen los llamados pisos tutelados que son semejantes a la propuesta que planteas para las personas mayores. Y, por qué no? Creo que es perfectamente viable, aunque muy posiblemente no sea el mejor momento para ello.

      Piensa que es un modelo ya instaurado en la población adulta con discapacidad y, ahora mismo, está muy paralizado, sin crecimiento pese a la demanda, por la situación económica del país. Así que es difícil plantear su puesta en marcha desde cero para otro colectivo para el que no estaba pensado.

      Pero no olvidemos la idea y, en cuanto las cosas empiecen a ir mejor, quién sabe a dónde puede llegar!!

      Recibe un cordial saludo y a tu disposición. Ana B. Martín

  12. DUE dice:

    Hola Ana Belén, me ha gustado tu artículo, muy útil creo. Ójala todas las residencias cumplieran lo que pones y las familias de una persona que precisa una residencia también lo buscaran a la hora de elegir. Yo soy enfermera de una residencia privada de Zaragoza, y he alucinado con los precios que he visto en los comentarios, depende de la dependencia de la persona pero por ejemplo, una persona dependiente, con demencia tipo Alzheimer que precisa supervisión en las AVDS, tiene una tarifa de unos 1300e mas o menos. Estoy de acuerdo que el tema de la crisis está haciendo mucho daño, nosotros luchamos día a día por ofrecer servicios de calidad, porque el residente disponga de un centro temático donde pueda vivir y rehabilitarse, o retrasar la aparición de su enfermedad, cumplimos con ratios, damos un trato individualizado, tenemos 10000m2 de jardín y las instalaciones son en una sóla planta sin barreras arquitectónicas, no es que quiera publicitar la residencia, es que es muy frustrante cumplir con un montón de cosas que se nos exige y saber que existen residencias públicas que no cumplen con lo que deberían y residencias privadas en pisos sin licencia con expedientes abiertos años y años. Pienso que al igual que los hoteles y restaurantes tiene estrellas y tenedores, las residencias tendrían que tener alguna valoración, a la mayoría habría que restarle estrellas.

  13. MAGDALENA PEÑA dice:

    Agradezco toda la información y análisis que ustedes hacen de esta problemática. Tam
    bién tengo a mi madre en un hogar geriátrico fuera de la ciudad, por el clima mas benéfico para su salud. Es costoso pero nos alegra que ella esté bien, tiene 92 años y gracias a Dios no padece ninguna enfermedad grave ; sólo hipertensión y los desgastes naturales de la vejez. Tengo amigas con padres con alzhaimer o parkinson y les he recomendado este blog para sobrellevar sus vidas. Pero como no hay nada perfecto ; mi problema es mi hijo con retardo mental leve-moderado ya es mayor y cada dia es un milagro pasarlo bien porque requiere compañía para distraerse, salir a pasear y motivarlo a hacer algun oficio o tarea. Que pueden recomendarme. Gracias

  14. lucio dice:

    muy buena la nota, es informacion que hay que tener en cuenta a la hora de buscar un lugar.

  15. Tere dice:

    Para Due. Me gustaría saber a qué residencia te refieres. Es muy importante para mí. Me ha gustado todo lo que has escrito.
    gracias

  16. rafael dice:

    En la Residencia de la Bonanova, cerca de Genova donde está mi padre desde hace tres años se aprecia un nivel de deterioro cada vez más acusado. En el último año y debido a los recortes imagino;
    - Limpieza de las instalaciones hasta límites preocupantes
    - Rotación de personal auxiliar. Todo el verano con personas nuevas con contratos muy cortos.La consecuencia es una mala atención al residente en la higiene, trato, desconocimiento de las necesidades y enfermedades del residente.
    - La Dirección no existe. Las distintas directoras presentan baja por enfermedad de varios meses pasando períodos largos de hasta cinco meses sin que pongan a alguien para sustituirlas. Tampoco tienen la formación necesaria.
    - Falta de información a los familiares en cuestiones importantes
    - Ausencia de actividades . Aunque sí las hay para unos pocos que no presentan discapacidad. Los ancianos se pasan el día sin hacer nada mas que ver la televisión y sin salir de su módulo si no va un familiar.
    Ante esta situación quisiera cambiar a mi padre de residencia pero tiene demencia moderada y no sé si el cambio le puede afectar. Al fin y al cabo se ha adaptado a este entorno.
    Sufrimos más los familiares al ver esta falta de humanidad . Que me aconseja que debo hacer?
    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>