Alimentación en la tercera edad

La correcta alimentación en la tercera edad se ha transformado en una de las actividades más indispensables en esta etapa de la vida.

foto por r0bz

El aporte de proteínas, vitaminas y compuestos al cuerpo posibilitará un bienestar físico y emocional capaz de alargar la vida y evitar la debilidad. Sin embargo, hay que tener en cuenta qué tipo de alimentos ingerir si se pose un organismo inestable, si se tiene alguna enfermedad, o bien si se desea prevenir diferentes patologías.

Nutrición en ancianos con enfermedades
Una gran proporción de ancianos presentan problemas de malnutrición como desnutrición, sobrepeso u obesidad. Estas dificultades aumentan el riesgo de mortalidad en el individuo e incrementan los costes de atención a su salud. Todo esto tendrá como resultado final una población con múltiples problemas de alimentación en la tercera edad.
La mala alimentación en la tercera edad es muy común en personas que viven en extrema pobreza y que también, tienen problemas de masticación o de deglución. Estos individuos optan por consumir alimentos con bajo valor nutricional o energético (caldos, verduras muy cocidas), tanto por el precio accesible de estos alimentos como por sus problemas en el tubo digestivo.

Dietas en la tercera edad
Existen ciertas recomendaciones a tener en cuenta con respecto a la alimentación en la tercera edad. Por ejemplo:

  • Si el paciente no tiene apetito será aconsejable realizar ejercicio a lo largo del día (como un paseo).
  • Tener como comida principal la del mediodía, disminuyendo la cantidad de alimentos en otras ocasiones.
  • Valorar otras posibilidades como causantes de la falta de apetito (tristeza, enfado, etc.) y tratar de solucionarlas.
  • Diseñar una rutina: comer en el mismo lugar, hora y con la mismas personas
  • Si se presentan inconvenientes mandibulares:
  • Asegurarse de que la dentadura encaje correctamente.
  • Evitar la comida molida, ya que se vuelve seca y resulta difícil de tragar a no ser que se utilicen caldos o salsas.

Prevención de enfermedad a través de la alimentación
Durante el envejecimiento, se generan cambios corporales (aumento de masa grasa, disminución de masa magra), surgen alteraciones metabólicas y alimentarias y coexisten enfermedades crónicas y agudas. Por ejemplo: si un anciano tiene una funcionalidad limitada, difícilmente podrá alimentarse por sí mismo, será fundamental ser asistido por terceros. Una correcta alimentación en la tercera edad posibilitará prevenir enfermedades habituales, para eso se deberán respetar a ultranza las dietas y siempre estar rodeados por profesionales o terceros en la asistencia.

Esta entrada fue publicada en Alimentación en la Tercera Edad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Alimentación en la tercera edad

  1. carmen dice:

    es muy interesante lo de la alimentacion referente los cambios de humor,hace 6 meses ingrese a mi esposo en una residencia lo encuentro mucho en falta me cuesta remontar lo visito a diario pero me siento sola aunque mis hijos me apoyan mucho pero cuando cierro la puerta me siento sola un saludo

    • doris dice:

      estimada Carmen a pesar de que ha transcurrido casi un año de tu comentario tan solo hoy puedo leerlo , pero si me agradaria mucho tener comunicacion con tu persona ya que soy gerontologa educacional, realizo clases en un colegio que prepara tecnicos cuidadores nivel medio en adultio mayor y tecnicos nivel medio en enfermeria, podria ser de gran ayuda para que puedas mejorar tu calidad de vida, espero puedas leer esto o que llegue a destino, recibe un gran abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>