Combatir la soledad de los mayores en navidad


Foto por: MNicoleM

Durante todo diciembre diversos programas sociales se ponen en marcha para combatir la soledad y el abandono de personas mayores en la Navidad. Durante el fin de año revive un espíritu solidario que busca integrar a los mayores aislados o desprotegidos en España y acercarlos a disfrutar de una navidad más intergeneracional. Adicionalmente, la interacción y la vida social en esta época protege a los mayores del riesgo a padecer cuadros depresivos, ansiedad y problemas coronarios.

Por todo el territorio español se celebran cenas, actividades lúdicas o de ocio para personas mayores. Muchas de estas iniciativas benefician a las personas mayores que por distintas circunstancias viven solas y sin familia cerca, o que están en riesgo de exclusión o discriminación. Las actividades generalmente son de perfil benéfico y tienen el objetivo de integrar al colectivo de mayores fomentando las relaciones sociales intergeneracionales y solidarias en esta época. Por ejemplo, en Granada se ofrecen 2000 cestas de navidad para mayores con dificultades económicas, en Murcia se ofrece la tradicional gala navideña de Lorca para más de 500 mayores, en Riosol se hacen las Navidades Intergeneracionales, en Barcelona la organización Amics de la Gent Gran realiza la Gran Comidad de Navidad, entre muchas otras. Gracias al desarrollo de este tipo de iniciativas el voluntariado con personas mayores y el voluntariado para mayores cobra importancia durante estas fechas y participantes de diversas edades trabajan para acoger a los más olvidados.

En el conjunto de estas actividades se destaca la campaña “Ningún mayor solo en Navidad” de la Asociación Madrileña de Atención a la Dependencia (AMADE). Esta campaña ofrece 250 plazas gratuitas para que personas mayores solas en la comunidad de Madrid puedan pasar la Navidad en compañía de otras personas y en un entorno adaptado a sus necesidades. La campaña contempla brindar 125 plazas en Nochebuena y 125 plazas en Nochevieja. Para que la campaña sea exitosa este año el Ayuntamiento de Madrid ayuda a localizar a personas mayores solas y en riesgo a través del servicio de teleasistencia, el cual tiene 98.000 dispositivos en la capital. Se calcula que Madrid tiene alrededor de 138.000 personas mayores de 65 años que viven solas por defecto, es decir, como consecuencia distinta a su propia elección (se calcula que en Barcelona hay cerca de 150.000 mayores en la misma situación).

Estas campañas y programas de integración responden a la necesidad de hacer frente al fenómeno de hogares unipersonales en la población de adultos mayores. De acuerdo con el estudio Personas mayores viviendo solas aproximadamente el 20% de las personas mayores de 65 años en España viven solas, es decir aproximadamente 1,370.000 personas. La Comunidad autónoma de Baleares es en la que más adultos mayores viven solos (el 22,5%), mientras que en Galicia, Navarra (16%) y Ceuta-Melilla (15%)los mayores viven más acompañados. Respecto al género, se calcula que del total de mayores que viven solos el 77% son mujeres y solo el 23% son hombres. Aunque muchas de las personas dicen haber elegido vivir solas, se trata de una verdad relativa. Por una parte, es cierto que el número de mayores solos expresa un rasgo de autonomía, no obstante, por otra parte la vida en soledad expresa cambios en los modelos de covivencia familiar y formas de violencia pasiva como el olvido, la desatención o abandono.

Según el estudio La Estructura Social de la Vejez en España el perfil predominante de las personas mayores que viven solas es el de una mujer viuda, con menos de 80 años, que reside en una vivienda sin barreras arquitectónicas situada en un municipio urbano, con estudios primarios o sin estudios, que percibe su salud de una forma bastante positiva y que no presenta dependencia funcional. De acuerdo con lo anterior, la causa más común por la cual las personas mayores viven solas es por viudez de su pareja (59%). La vida en solitario de los mayores forma parte de una tendencia general en la sociedad española y europea: la valoración del mantenimiento de la independencia personal. Sin embargo, las situaciones de soledad, indiferencia o abandono van más allá de los grados de dependencia o autonomía.

Si bien la navidad es una época que goza de una valoración social y comercial muy positiva, también es una época que tiene riesgos considerables para el grupo de mayores solos. Desde un punto de vista geriátrico, durante la navidad y el fin de año en la población de adultos mayores se incrementa un sentimiento de “balance del ciclo vital”, en el cual se ponen en la balanza experiencias, bienes acumulados durante la vida, herencias y una perspectiva familiar. Para las personas mayores que viven algún tipo de exclusión, maltrato pasivo, indifentencia, soledad u olvido, la Navidad puede ser un momento de introspección con riesgo a la depresión. De hecho, diversas investigaciones han subrayado que hay una relación de riesgo entre la Navidad, el incremento de cuadros emocionales y afecciones cardiovasculares. El reto está en saber cómo actuar o qué opciones ofrecer para ayudar a que las personas mayores que viven solas y que deseen compañía puedan tener oportunidades para compartir sus vidas. Los servicios de ayuda a domicilio y de cuidado de mayores brindan compañía, sin embargo, más opciones deben estar a la mano para quienes desean o necesitan socializar más. Una de las opciones más recientes son los programas intergeneracionales con estudiantes que intercambian alojamiento por compañía, entre estos se puden nombrar el servicio de Aluni en Madrid y el programa Vive y Convive.

Esta entrada fue publicada en Cuidado de Ancianos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Combatir la soledad de los mayores en navidad

  1. Mª José Gómez Rodríguez dice:

    He leido con mucho interes todo lo expuesto anteriormente, me he sentido muy identificada con el maltrato pasivo, antes lo hubo activo, por parte de mi hijo de 39 años y por no poseer ahora medios económicos no quiere ni verme, ni hablar por teléfono, viviendo a 8 ó 9 paradas de autobus. Levo 4 años en estas desagradables condiciones. Me separé de su padre (maltratador) con 26 años (1963,) me hice cargo de él en todos los sentidos, hasta los 30 años que tuvo a bien, casarse. Los veranos, Navidad…..Lo paso sola y sin medios. Gracias por brindarme esta ventana de aire fesc

  2. alba dice:

    hola soy una xica de 29 años con algo de experiencia sobre personas mayores o necesitada x no poder valerse x si solas estaria interesada en cuidar algien de estas carazteristicas en madrid un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>