La Asistencia Sociosanitaria en Domicilio y el Perfil del Cuidador

La asistencia sociosanitaria en el domicilio es un campo importante en el contexto de la Dependencia en España. El cuidador debe tener un perfil acorde con los retos y necesidades de la persona dependiente. Ana Soto, experta en atención a personas dependientes, comparte con nosotros cuál es el perfil del profesional de la atención sociosanitaria

foto por bunnygoth

El abordamiento legal integral de la dependencia en España  es muy reciente. De un lado, la evolución demográfica y social impone, como ya ha sucedido en otros países desarrollados, el establecimiento de unas leyes que regulan los diferentes aspectos y  actores que concurren, así como los procedimientos de su implantación y control.
De otro lado, como todo lo que comienza, el abordamiento de la dependencia se ve sujeto a diversos obstáculos y dificultades circunstanciales que condicionan su aplicación. Con la presente aportación me propongo exponer muy breve y resumidamente uno sus aspectos, el que se indica en el título, desde la perspectiva del profesional encargado del cuidado y atención de la persona dependiente.

Concretamente, quiero dar a conocer, sugiriendo, sin pretender ser exhaustiva, lo que se espera de un/a cuidador/a reconocible como profesional de la asistencia; y las ventajas que conlleva que ésta se desarrolle en el domicilio de la persona asistida. Con ello, pretendo aportar desde mi experiencia en el sector esta pequeña contribución al logro del objetivo que, a fin de cuentas, persigue el marco legal en este asunto, que no es otro que la dignificación y la mejora de la situación de la persona dependiente y la de quien le asiste… cáigase en la cuenta que en ambas el avance en una redunda en el de la de la otra.

Nos encontramos en un ámbito donde las personas mayores, personas enfermas, personas jóvenes y niños en situación de dependencia van a ser el objeto del trabajo, objeto tan delicado y valioso como que se trata de sujetos y con una situación que podemos denominar de  frágil. Antes de proyectar nuestro futuro laboral en este campo, hemos de conocer el tipo de actividad a desempeñar, y valorar con detenimiento si estamos capacitados para lidiar con la decadencia vital,  las enfermedades, las discapacidades, y lo más importante, con personas que van a necesitar de unos cuidados muy específicos, y para las que en ocasiones habremos de ser sus ojos, sus manos, sus oídos o sus piernas… entre otras actuaciones. Personalmente tengo la experiencia de que es un trabajo duro pero también muy gratificante a nivel humano. Una cierta vocación de ayuda al otro, una actitud empática, pero también una idoneidad profesional son necesarias para desempeñarlo cabalmente.

Por ello, una formación adecuada resulta fundamental. Actualmente contamos con un certificado  oficial que nos titula como profesionales -no meramente trabajadores- de la asistencia sociosanitaria, ya sea en domicilio, ya en instituciones. Mediante su obtención se pretende que el asistente ajuste su comportamiento y adquiera determinadas habilidades.

Como cualidades que ha de tener el/la asistente destacamos:
*  Responsabilidad en el trabajo cotidiano.
*  Buena adaptación al medio donde desarrolla su labor.
*  Capacidad resolutiva.
*  Lealtad, honradez, prudencia, respeto hacia sí mismo y hacia el asistido.
*  Equidad, tratando a todas las personas dependientes con el mismo interés.
*  Estabilidad emocional.
*  Saber expresar y aceptar el afecto: la calidez, estimación y cortesía son insustituibles.
*  Buena estructuración y organización de las tareas tanto en el tiempo como en el espacio.
*  Habilidad comunicadora, en el lenguaje verbal como en el gestual.
*  Detección de necesidades y diferenciación de las reales y respecto de las ficticias, así como de las demandas inadecuadas.
*  Acierto y tacto en la imposición de límites.
*  Una completa formación en materia legal, sanitaria, psicológica, social y doméstica.

Y entre sus funciones:
*  Aseo y vestido de quien no puede hacerlo por sí mismo o, en su caso, ayuda en la realización de tales menesteres potenciando la autonomía de la persona asistida.
*  Administración de alimentos, incluida la alimentación artificial.
*  Seguimiento sanitario de constantes vitales, de la medicación y de la aplicación de técnicas para la mejora de las capacidades físicas y psicológicas.
*  Traslado, movilización, deambulación y posicionamiento de un usuario en función de su grado de dependencia mediante los correspondientes procedimientos técnicos de enfermería.
*  Asistencia sanitaria de urgencia con aptitud para determinar la más adecuada en función de la situación y grado de aplicabilidad.
*  Mantenimiento, limpieza y organización del domicilio en que presta asistencia, incluyendo el cocinar y aplicación de dietoterapia según necesidades.
*  Análisis y ejecución de las intervenciones para la resolución de gestiones de las personas dependientes y de su entorno familiar, favoreciendo su acceso a los recursos y servicios comunitarios ofrecidos por las administraciones y otras organizaciones y entidades.
*  Administración y control de los gastos del domicilio, priorizando y racionalizando los mismos, en función de los ingresos y de las necesidades de cada miembro de la unidad convivencial.

Personalmente, soy partidaria y abogo porque una persona necesitada de la ayuda de otra para llevar a cabo actividades básicas de su vida diaria y que requiere apoyo sanitario, donde mejor puede estar, siempre que la situación lo permita, es en su domicilio y atendida por un profesional de la asistencia sociosanitaria.

Por otra parte, la familia también puede estar tranquila y disfrutar del denominado “respiro familiar” en el conocimiento de que su ser querido se encuentra atendido en todos los aspectos. Ello no significa olvidar que la presencia y el cariño de los familiares y amigos siempre serán bienvenidos y actuarán de forma muy positiva  en la persona necesitada de asistencia. Un saludo a todos

Escrito por:
Ana Soto
Profesional en atención a personas dependientes

Esta entrada fue publicada en Cuidado de Ancianos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Asistencia Sociosanitaria en Domicilio y el Perfil del Cuidador

  1. TERESA dice:

    Quisiera conocer la opinión específica y objetiva sobre el papel que desempeñan los cuidadores familiares o principales con respecto a la atención,dedicación,formación y ayuda en la persona dependiente.¿Quizás no hay una dejacción y abandono de asistencia y apoyo por parte de los “poderes formales” sobre la tarea y figura,tan denostada,del cuidador “informal”.?.No hay un manual de intrucciones para saber manejar el cuidado del dependiente,se aprehende pero también se debe de aprender a través de una verdadera información,formación continuada y prestación de recursos.Si al cariño,la ternura y el vínculo natural que les une al dependiente se le añade una preparación técnica y psicológica para aliviar la sobrecarga física y emocional,sería la “utopía del cuidado” hecha realidad e implantada.Un saludo.

  2. carmen dice:

    quiero saber que organismo, te valora el grado de depedencia, y si una nieta le puede dar una ayuda por cuidar a su abuelo

  3. Ana Soto dice:

    Hola Carmen, en contestación a tu pregunta te indico que el/la trabajadora social del centro de salud que os corresponda, o asuntos sociales del Ayto de vuestra localidad, son los encargados de tramitar y valorar los grados de dependencia, así como las ayudas necesarias.
    Un saludo
    Ana

  4. Ana Soto dice:

    Hola Teresa, el papel del cuidador “no formal” es muy importante en el entorno de la persona dependiente.
    Tanto la persona que recibe atención como la que la presta necesitan de diferentes apoyos (formativos, psicológicos, técnicos, etc), y sí, si hay manuales, cursos y talleres que ayudan a formar a cuidadores no formales; por ejemplo, en los mismos centros de salud, entre otras opciones.
    La asistencia a personas dependientes en domicilio, no es una utopía, te lo aseguro, hoy en día hay muchos recursos para llevar a cabo esta difícil y a la vez gratificante situación.
    La asistencia a personas dependientes en domicilio ya está catalogada y certificada como cualificación profesional, tanto por vía formal como por vía no formal. Esto da una idea de la importancia que ha adquirido este sector.
    Humanidad + Cariño + Formación + Autocuidados, es posible y de echo se da.
    En referencia a lo que dices de “los poderes formales” te indico el dicho popular: “las cosas de palacio van despacio”, pero luchando por ello se consigue.
    Un saludo
    Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>