La Ciudad Jubilada: mayores que vuelven a los huertos

La Ciudad Jubilada” es un interesante libro sobre los huertos que un grupo de jubilados construyen y cultivan por su cuenta en las afueras de Barcelona. El autor es el arquitecto Pau Faus, quien nos invita a conocer su interesante proyecto

la ciudad jubilada

La ciudad Jubilada

- ¿En qué consiste este libro y que objetivos tiene?
Pau Faus: Este libro se presentó hace cuatro años para formar parte de una exposición en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). El objetivo era documentar y acercarse a esa realidad que a menudo vemos entrando y saliendo en coche o en tren de la
ciudad. Me refiero a los huertos que los jubilados construyen por su cuenta a orillas de los

ríos o en los márgenes de las autopistas o vías de tren. Nos parecía importante conocer de cerca ese fenómeno, no sólo por su presencia en el paisaje sino sobretodo por todo lo que acarrea detrás.

-¿Quiénes son este grupo de jubilados que trabajan esa tierra periférica? ¿De dónde vienen?
PF:
Yo te puedo hablar del caso de Barcelona, aunque imagino que será parecido en casi todas las grandes ciudades. En el extrarradio de Barcelona la mayoría de jubilados que cultivan estas tierras vinieron a la ciudad hace décadas y provenían mayormente del campo. Durante sus años de trabajo tuvieron ocupaciones varias pero una vez jubilados, y al tener todo el tiempo del mundo, han decido “regresar” a ese origen vinculado a la tierra. Muchos de ellos ya tenían el huerto mientras trabajaban como un “hobby” de fin de semana, pero ahora se dedican a él a tiempo completo. Lo interesante es que no han tenido que aprender el oficio porque lo llevan en la sangre.

- ¿Cómo se está financiando la impresión del libro?
PF:
Este libro recibió una subvención pública del departamento de cultura de la Generalitat de Catalunya, pero que no es suficiente para costear todos los gastos de esta nueva impresión. Por eso he decidido recaudar la parte que me falta a través del sistema crowdfunding. Este sistema permite vender por anticipado el producto que se quiere producir, de este modo la gente colabora a la edición del libro comprándolo por adelantado. Si se logra llegar a la cifra establecida se hará efectivo el pago de cada una de las compras, el libro se imprimirá y en pocos meses los compradores lo recibirán por correo. Si no se llega a la cifra estipulada y no se imprime, los pagos no se harán efectivos.

-¿En todo el tiempo que has pasado conociendo estos huertos que es lo que has aprendido?
PF:
En estos años no he dejado de visitar los huertos. El libro funcionó muy bien y lo fui ampliando (hasta agotarse). Pude además también hacer un pequeño documental sobre el mismo tema. Todo este trabajo me ha permitido entender que esos huertos tienen un valor que va más allá de lo estético. Hay mucha gente que los critica por su aspecto, porque les recuerda al chabolismo. Pero para mi eso es lo de menos. Su valor está en su dimensión social. Los huertos permiten a los jubilados tener una rutina diaria, al aire libre y en contacto con otras personas. Hacen ejercicio, salen de casa y se mantienen ocupados. Por eso, cuando algunos ayuntamientos me dicen que hay que sacar esos huertos yo les pregunto ¿Cuánto dinero costaría construir y mantener centros de día para todos esos jubilados que aquí se mantienen sanos y ocupados por su cuenta? Sin mencionar la labor de limpieza que hacen, sólo hace falta ir río arriba donde no hay huertos para comprobar como todo esta lleno de escombros y basura que tira la gente. De esos residuos los jubilados hacen macetas, cobertizos, vallas, etc. Pero, volviendo a lo principal, hay muchos jubilados que me han comentado que si no tuvieran el huerto no sabrían que hacer, porque por muy jubilados que estén, ellos se sienten con fuerzas para hacer lo que les motiva. En definitiva, este trabajo es un pequeño homenaje a ellos, se dice incluso al principio del libro “Dedicado todos esos jubilados que, día tras día, se resisten a asumir la inutilidad a la que se les ha condenado”

-Ya para terminar, ¿cómo se te ocurrió el título “La Ciudad Jubilada”?
PF: Me gusta el doble sentido que tiene la palabra “Jubilar”. Según el diccionario por un lado significa “Desechar algo por inútil” y por el otro “Alegrase o regocijarse”. Creo que la unión de estos dos opuestos define muy bien lo que representan los huertos. Esa aparente inutilidad, tanto de los jubilados como de los espacios abandonados de la ciudad, se transforma con los huertos en un terreno fértil para trabajar, conversar y divertirse.

Esta entrada fue publicada en Jubilación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Ciudad Jubilada: mayores que vuelven a los huertos

  1. ANTONIO PÉREZ dice:

    Hola D. Pau Faus: Yo soy una persona que reune el perfil que usted describe como jubilado, “reciclado” profesionalmente a trabajos industriales/comerciales de la gran urbe, inmigrante del campo y bajo nivel cultual. Pero discrepo de su aprobación en que se permita por parte de los ayuntamientos esa llamémoles “terapia ocupacional” sin reglas ni control. La estética es fundamental y bella hasta en los lindazos de los caminos. No se puede dejar a personas ya en el declive de sus vidas que regresen al abandono, desorden, falta de higiene y lo más principal desarrollar el Síndrome de Diógenes, amontonando basuras en los extrarradios de las ciudades, dando origen al regreso del chavolismo encubierto. Si, a los huertos controlados. Si, a la ocupación de esas personas mayores liberadas de la jornada de ocho horas contra reloj. Pero no se debe permitir que regresen al estado lamentable del que partimos. Si hemos entrado en las ciudades, esforcémonos por que las ciudades entren en nosotros, los que provenimos del campo.No he tenido el gusto de leer su libro, pero me gustaria tenerlo y voy a tratar de hacerme con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>