La Depresión en los mayores: consecuencias de la Depresión

Tratar los estados de Depresión a tiempo, con apoyo familiar y bajo la asesoría de un profesional de la salud es fundamental para evitar las consecuencias cusadas por este problema. La experta en Psicología y envejecimiento Elena Lorente nos comenta cuáles son las principales consecuencias de la Depresión en los mayores.

depresion en personas mayores

foto por Señor Lewoski

La Depresión bien tratada remite en el tiempo en que se considere y la persona recupera poco a poco la normalidad en su vida cotidiana: mejora su ánimo, tiene de nuevo iniciativa para realizar actividades, se cuida a sí misma, etc. Sin embargo, muchas Depresiones no son tratadas y empeoran el estado de bienestar de la persona, tomando como referencia su estado antes de sufrir la Depresión.

La Depresión hace más lentos el ritmo corporal y la cognición, hace que la persona se mueva más despacio, tenga menor actividad, hasta el punto de reducirla casi completamente. Si la persona continua trabajando, se observa que tiene peor rendimiento, que no se concentra, que está como ausente, y eso se traduce también a la vida doméstica en personas que están jubiladas.

Se puede observar que en bajo el estado de Depresión, las personas afectadas no salen de casa, no la arreglan, no la limpian, en resumen, no cuidan del entorno en el que viven; simplemente les provoca indiferencia el realizar esas tareas… saben que tienen que hacerlas pero al final no se realizan.

Una importante consecuencia de la Depresión en los mayores es la aparición de deterioro cognitivo, y la progresiva involución. A veces se confunden Depresión y Demencia, pero los rasgos cognitivos derivados de la Depresión forman un cuadro llamado Pseudodemencia depresiva: si la persona se trata esa depresión, los síntomas suelen remitir, pero no revertir al estado inicial. Es lógico pensar que cuanto más se tarde en recibir el tratamiento, más difícil es tratar esos síntomas y signos.

También es evidente el abandono de uno mismo y del autocuidado e imagen personal, así como de la higiene, generando cada vez más dependencia para las actividades de la vida diaria. Y otra situación que provoca la Depresión no tratada es que por esas emociones no canalizadas de forma correcta la persona tiende a somatizar y desarrollar patologías psicosomáticas, como alergias, diabetes, gastritis, etc. Por tanto, es algo que perjudica la calidad de vida, ya que le añadiría más fármacos a su tratamiento con lo complejo que resulta la polimedicación para una persona mayor.

La Depresión genera dependencia en la persona mayor, ya que por falta de iniciativa no cuida de sí misma. Así, aumenta el gasto sanitario en cuanto a medicación que tiene que tomar la persona, pensar en alguien que le acompañe o que le haga las tareas domésticas. O incluso si la Depresión ha empeorado notablemente el estado de la persona, que tenga que ingresar en una Residencia, con todo lo que a nivel psicosocial supone, no sólo a nivel económico.

Pero la consecuencia más grave es que la ideación de muerte, es decir, cuando la persona con Depresión dice que quiere morirse, que está harta de vivir, que la vida es muy triste estando tan enferma, etc., le puede llevar al suicidio o al intento de este. Y estos intentos de suicidio no suelen presentarse como llamada de atención, sino con un claro interés que es dejar de vivir. Por tanto, muchos profesionales catalogan la Depresión como “asesino silencioso”, porque genera nuevas patologías, es un marcador de mortalidad en mayores, y hace que la persona se abandone a sí misma hasta no querer vivir, dejar de alimentarse, y morir poco a poco.

Ahora sabemos cómo detectar situaciones de Depresión, qué factores predisponen a la persona a que la padezca, cómo la familia tiene que apoyar para colaborar con el tratamiento, y las consecuencias de no tratar la Depresión. Es el momento en que debemos estar atentos a lo que sucede en nuestro entorno y poner los medios antes de que la situación sea más grave.

Escrito por: Elena Lorente

Acerca de Elena Lorente

Psicologa experta en envejecimiento y atención a las personas. Profesora Asociada de la Universidad Complutense de Madrid. www.vedasabiduria.com
Esta entrada fue publicada en Cuidado de Ancianos, Vejez. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La Depresión en los mayores: consecuencias de la Depresión

  1. PLACPER dice:

    Todo eso esta muy bien las señales y los riesgos inerentes a esta situación, lo que brilla por su ausencia, son los medios, tanto sociales como sanitarios para combatir esta situación ya que hoy dia la atención en todo tipo de colectivos esta más centrada en el negocio que en la asistencia integral e individualizada a nuestros mayores, habiendo mucho ruido y pocas nueces.

  2. Juan Estrada Segura dice:

    La cuestión es:¿Cómo se evita esta situación?

  3. Buenas tardes,

    @PLACPER, lo que comentas es de algún modo cierto, pero a nivel público tiene que haber una buena coordinación entre las áreas de Sanidad y Servicios Sociales, porque la Depresión puede pasar desapercibida a nivel de baremo de la Ley de Dependencia. Y sobre el tema de gestión privada se pueden escribir textos y textos comentando cómo realizar una gestión óptima de la atención a las personas mayores, que en la teoría sí, pero en la práctica a veces no se llega.

    @Juan Estrada, cuando alguien detecta alguna de las señales de alarma hay que acudir, como mínimo, al médico de atención primaria y comentarle qué rasgos tiene la persona, si sus hábitos están cambiando, si está más inactiva, etc.

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios,

    Elena Lorente

  4. carmen maluenda dice:

    Mi madre está en una residencia desde hace 10 meses, se quedó ciega y hace cosa de dos meses se desorienta mucho y llora, hablé con el médico de la residencia y su comentario fué que es normal a su edad y que puede que sea principio de demencia, yo le dije que hasta que no le hagan las pruebas de demencia no puede decir que la tiene y poner a todos los mayores en el mismo bote
    No sé que hacer pués se me parte el corazón cuando la veo llorar, porque en ese momento yo sé que sufre, como se diferencia la depresión de la demencia?
    porqué me dá la sensación de que tiene una depresión pero no me hacen caso y no la medican para eso

  5. Pingback: Los beneficios de la equinoterapia para la tercera edad | La Colaga, praderas descanso, boxes, nueva cancha de polo, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>