Navidad Intergeneracional

El fin de año es una época de celebraciones y reuniones; uno de los efectos más interesantes de esta época es que los encuentros y actividades entre los más jóvenes y los mayores aumentan. En su caso ¿cómo se viven las relaciones intergeneracionales en su entorno?


Foto por: Malweth

Usualmente pensamos que en navidad el encuentro entre mayores, jóvenes y niños ocurre mediado por la entrega de regalos, no obstante, hoy en día el espectro de situaciones intergeneracionales se está diversificando.
Distintas actividades concertadas por los ayuntamientos de las principales ciudades han previsto, por ejemplo en el caso de San Sebastián, jornadas lúdicas donde abuelos y nietos podrán ir al teatro, a danza, a recorridos guiados en museos y más actividades que responden a una iniciativa de encuentros intergeneracionales navideños.

También organizaciones sin ánimo de lucro como la Asociación Abuelos y Abuelas en Marcha desarrolla actividades que buscan potenciar la figura del abuelo en relación con su entorno familiar y vecinal. Para lo cual la Navidad, el fin de año y el día de reyes sirven como buenas oportunidades para el desarrollo de actividades lúdicas y pedagógicas.

Actualmente el interés en promover relaciones intergeneracionales responde más a una necesidad que a una utilidad. Una futura sociedad en la que pronto habrán más mayores que niños necesita que las distancias entre mayores y menores disminuyan. Una reciente investigación del programa Solidaridad para la Integración Intergeneracional de la Unión Europea ha mostrado cómo desarrollar proyectos de intervención intergeneracional. Un ejemplo de ello son los proyectos de interacción con niños en residencias y centros de día, lo cual ha mostrado ser muy provechoso, emocional y socialmente, incluso para personas con deterioro cognitivo. También programas de intercambio de conocimientos para el acceso a nuevas tecnologías han mostrado tender un puente entre las generaciones.

Otros ejemplos que buscan la integración, aunque no están en el contexto navideño, son los programas de vivienda compartida como el del Centro Intergeneracional de Oviedo, el programa Viure y Conviure de la Caixa Cataluña y el programa Convivencia entre Generaciones del ayuntamiento de Murcia. En términos generales, todos los programas intergeneracionales traen beneficios de inclusión, integración y convivencia, lo cual se agradece mucho en un mundo en el que la pluralidad e interculturalidad presenta grandes retos. También los programas de voluntariado para mayores implican experiencias enriquecedoras, y en muchos casos éstas se convierten en nuevas oportunidades de empleo y creación de nuevos servicios sociales y culturales.

Esta entrada fue publicada en Voluntariado en la Tercera Edad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>