Pie Geriátrico en la tercera edad. Qué es y cómo cuidarlo.

El Especialista en fisioterapia Marcos Sacristán Puig nos explica qué es el Pié Geriátrico en personas mayores y cómo cuidarlo

Los pies son un elemento de una alta complejidad, irremplazables en la marcha y el equilibrio corporal, ya que tiene que cubrir las múltiples exigencias del apoyo y la locomoción. Es una estructura encargada de realizar infinidad de movimientos complejos, con el fin de recibir el impacto de la pisada. Por ello su observación y cuidado es una parte imprescindible dentro de la atención geriátrica, más aun cuando la patología presente en el pie es prácticamente constante a estas edades.

¿Qué es el pié geriátrico?
Durante toda nuestra vida los pies están sometidos a constantes estímulos de presión por el peso del cuerpo, provocando alteraciones vasculares y articulares, esto se traduce con el paso del tiempo en la aparición de callosidades y deformidades de los dedos. Así mismo los efectos de posibles enfermedades congénitas, el envejecimiento, y el estrés provocado por las ocupaciones a lo largo de la vida contribuyen a la aparición de alteraciones tanto dermatológicas como estructurales del pie. Sin olvidar la actual incompatibilidad  del pie con el calzado moderno, sobre todo en el caso de la mujer aumentando incluso a edades tempranas la aparición de patologías en el pie.

Es fundamental comprender que la patología del pie geriátrico en su globalidad es muy amplia, y en la mayoría de las ocasiones el pie sufre más de una alteración. En este artículo revisaremos el abordaje y la profilaxis del pie geriátrico desde un enfoque fisioterápico, a pesar de que para una valoración completa se necesite un abordaje multidisciplinar. A continuación citamos las alteraciones de mayor aparición de interés fisioterápico:

Alteraciones asociadas al envejecimiento: Como se ha explicado antes, el paso del tiempo genera un apoyo más acusado en las zonas del metatarso (Almohadilla de los dedos)  y el calcáneo (talón), generando callosidades. Una pérdida de movilidad y elasticidad articular en el pie, y una atrofia muscular, más acusada en los músculos que forman la bóveda plantar: Peroneo, tibial posterior y musculatura intrínseca de los dedos del pie, provocando una deformidad en el arco plantar que veremos a continuación.

Alteraciones morfológicas del pie y arco plantar:

* Pie plano: Perdida del arco plantar, por hundimiento de la bóveda plantar, asociado a diferentes causas: atrofia de la musculatura que mantiene la bóveda, modificaciones morfológicas en el apoyo del talón, alterando la distribución de las cargas en el pie, y por consiguiente alterando la marcha del sujeto.

 

 

* Pie cavo: Aumento del arco plantar, excesiva bóveda plantar y aumento del empeine, de forma secundaria causa un hiperapoyo e hiperqueratosis(durezas) en la zona del talón y almohadilla de los dedos, además de favorecer la aparición de dedos en garra. Aparece una modificación morfológica en el talón contraria al pie plano, alterando la marcha de manera distinta.

 

* Pie valgo: Desviación lateral del pie con respecto a la tibia, induce de forma asociada un hundimiento en la bóveda plantar parecido al del pie plano, generando un hiperapoyo al comienzo del primer dedo que favorece la aparición del Hallux valgus (Juanete). Puede aparecer por una debilidad de los ligamentos plantares que son incapaces de mantener la posición del pie, al igual que por una insuficiencia muscular. A la izquierda podemos observar como seria la alineación de un pie valgo derecho.

* Pie varo: Desviación interna del pie con respecto a la tibia,  Hiperapoyo de la zona externa del pie provocando hiperqueratosis en su borde externo, induce a un aumento del arco plantar parecido al del pie cavo. En ocasiones su aparición es debida a una mala alineación de las articulaciones de la cadera y rodilla. A la izquierda podemos observar como seria la alineación de un pie varo derecho.

Todas estas alteraciones son de un gran interés fisioterápico, incluiremos técnicas de tratamiento y prevención para evitar y paliar los efectos que estas alteraciones provocan sobre la marcha en nuestros ancianos.

Alteraciones de los dedos:
Hallux valgus, o más conocido como “juanete”: desviación del primer dedo hacia fuera, modifica la orientación del resto de dedos a medida que se agrava el proceso. El calzado estrecho cobra un importante papel en la aparición de esta alteración.
Dedo en martillo: causado de forma secundaria por otras alteraciones de mayor importancia, como el Hallux valgus o el pie cavo.

Alteraciones dérmicas y de las uñas de los pies:
Hiperqueratosis, que pueden estar representadas mediante la aparición de: heloma o callo pequeño; durezas, predominante en el talón o almohadilla de los dedos; Ojos de gallo, callosidades localizadas entre los dedos.
Alteraciones de las uñas: Uñas encarnadas, uñas con un crecimiento desmesurado, u onicomicosis. Estas alteraciones son de menor interés fisioterápico.

Las alteraciones descritas suelen ser acumulativas sobre el pie del anciano, creando dolor, perdida de movilidad y una discapacidad funcional que acaba afectando a su calidad de vida y su capacidad para andar.

TRATAMIENTO DEL PIE GERIÁTRICO
Antes de comenzar con el tratamiento hay que destacar la importancia de la prevención, ya que una vez instaurada la patología se hace muy difícil su tratamiento.
Destacamos las siguientes indicaciones:

  • Evitar vicios posturales: Intentar realizar una marcha correcta y un apoyo de los pies adecuado.
  • Ejercicios específicos para el pie: Caminar de puntillas y/o talones una distancia de 10m, varias veces al día.
  • Calzado: Holgado y flexible que permita sentirse cómodo en la pisada. Evitar punteras cerradas y tacón alto.
  • Higiene: Lavado y secado minucioso del pie diariamente, haciendo hincapié en la zona interdigital.
  • Uñas: Cuidado estricto de las uñas, vigilando la posible aparición de malformaciones o durezas.

Una vez instaurada la patología del pie geriátrico debemos incluir un tratamiento fisioterápico completo, con el fin de detener la degeneración articular y atrofia muscular que el pie padece. Al tratarse de él último eslabón de la pierna, cualquier problema en el pie provocará de forma asociada una alteración de la marcha, de la postura e incluso de la respiración. Por lo tanto el tratamiento no debe reducirse únicamente al pie sino a contribuir una mejora postural general. Los objetivos del tratamiento serán: Mejora de la musculatura intrínseca del pie, mejora de movimiento articular del pie, reestablecimiento postural.

Ejercicios para la mejora muscular y articular del pie:

  • Al igual que en la prevención, caminar de puntillas y/o talones una distancia de 10m, varias veces al día.
  • Bajo supervisión de otra persona, caminar con el borde externo e interno del pie 10m, varias veces al día.
  • Tumbado sobre la cama, con el pie fuera, ejercicios de flexo extensión de tobillo.
  • Tumbado sobre la cama, con el pie fuera, realizar un abecedario con la punta del pie.
  • Tumbado sobre la cama, abrir y cerrar dedos, y ejercicios de flexo extensión con los dedos.
  • Tumbado sobre la cama, supinación y pronación: movimientos laterales del pie, hacia fuera y hacia dentro.
  • Estiramiento de gemelos en ambas piernas.

Ejercicios para la mejora postural y respiratoria:

  • Tumbado sobre la cama, ponemos una mano en la tripa y otra en el pecho. Intentamos conscientemente dirigir el aire hacia la mano de la tripa, inflándola y provocando una activación del diafragma, evitando que el aire se dirija hacia el pecho.
  • De pie, nos apoyamos de espaldas en una pared, manteniendo en contacto la zona de los hombros, los glúteos y la nuca, manteniendo esta postura durante un minuto, varias veces al día.
  • Revisar nuestra postura corporal estática periódicamente para apreciar cambios posturales.
  • Revisar nuestra marcha periódicamente para apreciar cambios de apoyo.

En pacientes con patologías muy avanzadas se recomienda el uso de ortesis. Mediante la higiene y prevención del pie de nuestros mayores podemos preservar su funcionalidad, y mejorar desempeño dentro de la sociedad.

Texto escrito por:

Marcos Sacristán                                                                                                                  Especialista en fisioterapia                                                   http://www.fisioterapiatualcance.es/

 

 

Esta entrada fue publicada en Salud en la tercera Edad. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Pie Geriátrico en la tercera edad. Qué es y cómo cuidarlo.

  1. MARITZA TOBAR dice:

    gracias por escribir este articulo tan interesante, en mi caso particular me interesa mucho ya que soy directora propietaria de una residencia para personas de la tercera edad.

  2. De nada Maritza, estoy intentado grabar un vídeo sobre el pie geriátrico de la forma mas sencilla para poder aprender fácilmente, como evitar todas estas pequeñas patologías que van mermando poco a poco la salud de nuestros mayores.

    Intentaré terminarlo hoy para poder incluirlo en el boletín.

  3. Virgilio dice:

    Croe que este tema pertenece mas a podología que a fisioterapia.
    Son los mismos temas y estudios que se realizan en esa rama.

  4. Francisco Riego Gómez dice:

    Muy intersante e instructivo. En yoga hacemos algo, pero una atención tan específica a los pies no cabe en las sesiones. Pero me parece importante dársela. Los pies nos unen a la tierra. Cuando no nos unan… nos uniremos por completo. No es un buen panorama. Mejor, dado que habrá que irse, unirnos con unos pies que nos hayan dado todo lo posible. Gracias.

  5. Francisco Riego Gómez dice:

    Muy intersante e instructivo. En yoga hacemos algo, pero una atención tan específica a los pies no cabe en las sesiones. Pero me parece importante dársela. Los pies nos unen a la tierra. Cuando no nos unan… nos uniremos por completo. No es un buen panorama. Mejor, dado que habrá que irse, unirnos con unos pies que nos hayan dado todo lo posible. Gracias.

  6. Aparecida Payeras dice:

    Muy interesante. Trabajo en una residencia, en Mallorca. Además, mi padre tiene alzheimer y , entiendo por lo leído, pie geriatrico. Gracias; una muy útil información.

  7. luz seneida dice:

    esta informaciòn me parese muy inportante por que mi abuela que es diabetica, y se que ja mucho de dolor en los pies y este tema le aclara muchas dudas muchas gracias por esta informaciòn

  8. Carmen dice:

    Gracia por la información me parece muy importante., tengo problemas de los pies me duelen mucho al caminar de manera intensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>