Terapia de Reminiscencia

La Terapia de Reminiscencia ayuda a recordar, de manera natural, experiencias pasadas para estimular la capacidad de autorreconocimiento y mantenimiento de la identidad. Ana Belén Martín nos comenta en este interesante artículo en qué consiste esta terapia y sus distintas herramientas, por ejemplo la caja de recuerdos o el libro de memoria.

terapia de reminiscencia

foto por tacto intacto

Tal y como se abordó en el último artículo sobre estimulación cognitiva, existen diversidad de programas que pueden servirnos como base para el trabajo de las capacidades cognitivas de las personas mayores. Hoy, nos vamos a centrar en uno de los que ya se mencionaron, la Terapia de Reminiscencia.
Esta terapia proviene de los primeros trabajos de Butler en 1963 acerca de la “Revisión de la Vida” (que involucra la evaluación de la memoria personal con un terapeuta como oyente) y que la describe como un proceso mental que ocurre de manera natural, en el cual se traen a la conciencia las experiencias pasadas.

La reminiscencia constituye una forma de mantener el pasado personal y de perpetuar la identidad de la persona. Es una técnica muy completa ya que utiliza la estimulación, la comunicación, la socialización y el entretenimiento (Laborda, 2002). La estructura general de esta técnica de estimulación cognitiva requiere, generalmente dos pasos:

1. Primero, se enseña al paciente un material (fotografía o relato de un suceso) vinculado con su propia experiencia o con los acontecimientos de su generación.
2. A partir de dicho material, el paciente evocará una serie de recuerdos asociados y hará comentarios personales.

Se pretende potenciar la memoria episódica autobiográfica (los recuerdos personales) y la memoria semántica (que contiene los conocimientos sobre datos históricos relevantes), así como que se rememoren los sucesos personales y hechos históricos con toda la claridad que sea posible, experimentando las emociones vinculadas a esos recuerdos.

Esta terapia puede realizarse en sesiones individuales pero, frecuentemente, incluye reuniones de grupo, por lo menos una vez a la semana, con pacientes que tienen aproximadamente la misma edad (por las vivencias generacionales similares). Entre los materiales que habitualmente se utilizan en las sesiones de reminiscencia, podemos encontrar los siguientes:

a) Caja de recuerdos. En ella se recopilan objetos personales de un paciente o bien materiales que resulten comunes a un grupo de pacientes de la misma generación. Pueden incluirse fotografías, música, ropas, documentación, etc.

b) Libro autobiográfico o Libro de la Memoria. Se suele utilizar con la ayuda del terapeuta y, habitualmente, también de un familiar que conozca muy de cerca la vida del paciente. Un buen ejemplo de ello es el Libro de la Memoria (Historia de Vida) del programa “Activemos la Mente” de la Fundación La Caixa.

c) Datos sociohistóricos y/o culturales. Consiste en recopilar información sobre los sucesos históricos, sociales y culturales más importantes de la generación de / de los paciente/s para, tras ello, leer uno a uno en distintas sesiones estas informaciones y que ocasione comentarios sobre sus vivencias de tal acontecimiento.

Es importante conocer las diferencias individuales en el momento de aplicar estas técnicas e, incluso, prever las posibles reacciones de las personas. Conocer el pasado supone poder entender alguna de las reacciones que pueden presentar. Según Laborda (2002), lo que se busca alcanzar a través de la reminiscencia es favorecer y dar oportunidad de expresión de vivencias pasadas con el fin de potenciar la identidad de la persona.

La terapia de reminiscencia es apropiada en las fases leves y moderadas de las enfermedades neurodegenerativas y en el caso de personas con deterioro cognoscitivo leve o con problemas de memoria asociados a un envejecimiento normal. Debe producir los siguientes aspectos positivos:
* Ayudar a mantener y reforzar la autoestima, poniendo de manifiesto elementos y aspectos positivos de los recuerdos.
*Poner de relieve la experiencia y sabiduría acumuladas, ofreciendo oportunidades para su expresión y para compartirlas con otros.
* Evitar el estereotipo de que el paciente es un viejo o un enfermo más, facilitando el mantenimiento del sentido de identidad personal.
* El tiempo dedicado a la reminiscencia se debe convertir en una experiencia positiva y estimulante.

Entre los estudios realizados sobre la reminiscencia, se han comprobado aspectos tales como que el recuerdo sobre los acontecimientos en los años medios de la vida está más empobrecido que el recuerdo sobre la infancia, adolescencia y primera etapa de la vida adulta. También se han demostrado los efectos positivos de esta técnica sobre la participación y la socialización de los pacientes, así como se concluye que aumenta la sensación de bienestar de la persona. No obstante, no existen evidencias claras sobre el efecto de la reminiscencia en la función cognitiva, por lo que debería ser objeto de más estudios.

Escrito por:
Ana Belén Martín

Acerca de Ana Belen Martin

Psicóloga especializada en Discapacidad. Directora de Algazara Psicología
Esta entrada fue publicada en Alzheimer y memoria. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Terapia de Reminiscencia

  1. JoséNicolás dice:

    Un escrito buenísimo y de gran utilidad, quedo muy agradecido

  2. María Isabel Rodríguez Baquero dice:

    Me ha parecido muy interesante su artículo, pues ciertamente la memoria es nuestro territorio más íntimo e inalienable. Yo llevo desde hace muchos años -conservados, desde 1967- una especie de Cuadernos autobiográficos, no estrictamente diarios pues las anotaciones tienen a veces una distancia de meses, pero sí escritos con regularidad y de modo constante, y estoy totalmente de acuerdo en que evocar lo pasado y reflexionar sobre el presente constituye uno de los pilares de nuestra identidad. Releo con relativa frecuencia páginas de los Cuadernos y reconozco en ellos la evolución de mi personalidad, tanto en los aspectos en que he ido cambiando como en una serie de “constantes” que se mantienen a través del tiempo y que, supongo, constituyen el núcleo fundamental de quien soy; mi identidad, sí.
    Lo que no sé es cómo podría utilizarse terapéuticamente en casos de grave quebrantamiento de la memoria. No es el mío, no todavía al menos, tengo setenta y tres años y los recuerdos bastante frescos (con olvidos puntuales, como supongo le ocurre a todo el mundo, incluso más jóvenes). Y es un tema que me interesa mucho. ¿Podría recomendarme alguna bibliografía al respecto? Agradecida de antemano.
    Isabel

    • Buenos días María Isabel.

      Me parece muy interesante lo que comentas y una estupenda idea la que has llevado a cabo con esos “cuadernos autobiográficos”. Desde luego, podrán serte de gran utilidad para mantener frescos tus recuerdos.

      Como bien dices, los olvidos puntuales son algo humano, no específico de la edad, ya que muchas veces también aparecen cuando se padece mucho estrés o por simples despistes que todos padecemos más o menos a menudo.

      Cuando me pides bibliografía no sé si te refieres a libros para trabajar la memoria o para saber cómo utilizar este material que han ido confeccionando a lo largo de tu vida.

      Pensando en la primera opción, existen muchos materiales para trabajar la memoria. Si te interesan, te podría enviar algunos documentos por email o bien decirte páginas web donde te los podrías descargar. No obstante, también te facilito un par de referencias sobre libros que existen en el mercado y que no son caros.

      Uno de ellos es el Programa Memorievoc de Laura López Clavijo (Editorial CEPE); es un programa neuropsicológico de estimulación de la memoria que puedes usar tú misma (16.50 euros). En la misma línea, también están los Cuadernos Serie Mayor, con distintos niveles de dificultad según el nivel cultural de cada uno de la Editorial EOS, publicados por Leticia Pérez del Tío y Ana Chaminade Bautista (4 euros cada uno).

      Como te decía, éstos son para trabajar directamente la memoria (además de otros que te podría enviar por email) pero, si lo que quieres es saber cómo usar tus cuadernos, te puedo enviar algún documento donde explican más acerca de los distintos tipos de metodologías que se suelen usar con este fin.

      Espero que la respuesta te resulte de utilidad y, con lo que necesites, puedes escribirme a info@algazarapsicologia.es.

      Recibe un cordial saludo. Ana B. Martín

  3. Ana B. Martín dice:

    Quisiera añadir la referencia al autor Andrés Sardinero que, aunque por error no he llegado a citar en esta ocasión, sí he tomado en referencia alguna de sus publicaciones de manera que para que, aquellos que estén interesados, puedan descargar sus materiales de la web tallerescognitiva.com en la que podrán encontrar la Guía Básica de Estimulación Cognitiva para Adultos y otros documentos.

  4. Pingback: Caja de recuerdos: una herramienta para la memoria

  5. ana dice:

    si son tan amables, agradeceria información sobre temas relacionados con personas mayores y alzheimer…yo m dedico a ello y estaria interesada en profundizar en la materia.muchas gracias

    • Buenos días Ana.

      Perdona tantísimo retraso en responder a tu comentario. La verdad es que me ha sido imposible dedicar todo el tiempo que quisiera a este menester y, además, hacía mucho tiempo que no entraba en mis publicaciones anteriores.

      No sé si te sigue interesando disponer de la información que mencionas o si, quizá, alguien ya te ha ayudado en esta tarea. Pero, si sigues interesada, te agradecería que me escribieras un email a info@algazarapsicologia.es especificando un poco más sobre qué temas quieres información para enviarte documentación y facilitarte enlaces.

      Un saludo. Ana B. Martín

  6. CLAUDIA dice:

    Hola, me encontraba en busca de informaciön acerca de la reminiscencia y llegue a esta pagina. Me ayudo a comprender un poco mas ya que me interesa entender lo mas que pueda acerca de este tema hasta ahora desconocido para mi. Quisiera solicitar datos sobre bibliografia o paginas que pudieran ayudarme a tener referencias acerca de las causas a las que se deben y de que manera puedo aprender a convivir con esta condicion ya que constantemente tengo episodios de este tipo. Actualmente me encuentro asistiendo a terapia psicologica y quiero entender estos procesos ya algunos me resultan dificiles de comprender. Agradezco su atencion.

    • Buenas noches Claudia.

      Perdona el retraso en responderte desde que escribiste pero no he podido antes.

      Quería pedirte que me respondas algo: tu interés es sobre este tipo de terapia de reminiscencia pero en cuanto a hacer ejercicios de este estilo o conocer más sobre la teoría en la que se sustenta o sobre los procesos de alguna demencia en particular?

      Si fueras tan amable de responderme y hacerlo escribiéndome a info@algazarapsicologia.es, estaré encantada de enviarte documentación e información.

      Un saludo. Quedo a la espera de tus noticias en mi email. Ana B. Martín

  7. Maria Isabel dice:

    Hola Ana, Buen dia.

    Soy Psicologa y actualemnete me encuentro finalizando una Maestria en Psicogerontología y como trabajo final he decidido trabajar Talleres en Reminiscencia con personas mayores. La Maestria no la estoy estudiando en mi país pero como aporte en mi trabajo quiero proponer este taller para darlo a conocer cuando regrese y que sea trabajado. El motivo de contactarte es para solicitar si tu me podrias comentar sitios o informacion mas especifica al respecto para tomarlo en cuenta, te lo agradecería muchisimo.
    Muchas Gracias.
    Ma. Isabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>